Historia

KaVo fue fundada en 1909 por Alois Kaltenbach en Berlín-Steglitz. Diez años más tarde, Richard Voigt se junta a la empresa. Kaltenbach y Voigt se convierten en "KaVo". La empresa se traslada a Potsdam, y en 1946 a Biberach en Schwabia superior, donde permanece aún hoy la sede de la empresa. Ya en 1959, KaVo tiene 750 funcionarios y funda su primera sucursal, la fábrica para tecnología odontológica en Leut-Kirch. La fase siguiente de crecimiento ocurre en los años 60, cuando KaVo inicia el proceso de creación de las empresas asociadas en todo el mundo, para aumentar las ventas y abrir los mercados internacionales. 

Para atender al mercado sud-americano, en 1960 surge KaVo de Brasil, la primera unidad fabril fuera de Europa. Luego enseguida, en 1962, la primera empresa distribuidora en el exterior es fundada en Londres: KaVo UK, que es seguida por varias otras empresas de distribución en toda Europa y otros países. Al fin de este año KaVo ya exporta know-how odontológico para más de 60 países. La fase de suceso continua con una necesidad de expandir las capacidades de producción. En 1976, la fábrica de Warthausen es fundada. 
Su objetivo: satisfacer la creciente demanda de equipos odontológicos. 

Desde su fundación, KaVo es conocida por su poder de innovación también en el área de instrumentos. El resultado: más de 2.200 patentes en todo el mundo. Por ejemplo, la primera pieza de mano para esterilizar en 1928. Hace 75 años, KaVo hizo uso de algo que el mercado odontológico fue a exigir en el siglo 21: materiales de alta calidad que atienden a las más altas exigencias de higiene. 

Tenemos mucho que agradecer por la experiencia de décadas. El hecho de que procesos de negocio eficientes son una premisa. La visión de las tendencias de gestión empresarial. La pesquisa y el desarrollo continúo de productos como rutina. El poder de permanencia de un líder de mercado que está y continúa en primer lugar con Excelencia en Odontología. Y el coraje de mirar para el futuro y tomar la iniciativa. Casi cien años de KaVo. Y el futuro comienza nuevamente a cada día.